Las canciones de verano de la década de los 80

No nos pasemos de la raya ni nos pongamos excesivamente nostálgicos, pero ¡qué buenas eran las canciones de verano que sonaron en los 80! Sí, llevábamos hombreras a 40 grados y pelo frito enlacado. Los Lacoste y los vaqueros nevados eran todo un must. Fueron los veranos en los que descubrimos que dos conceptos antagónicos como la beautiful people  y “La Movida” podían copar las discotecas para sofocar el calor. Fueron veranos para “ponerse morados”, todos vestidos “de punta en blanco” y siempre con un “cuba-libre” en la mano.

1980

Como españolitos seguíamos abriéndonos al mundo y la famosa verja con Gibraltar se abría ese año y estábamos conmocionados por la muerte Félix Rodríguez de la Fuente. El hijo del torero Dominguín triunfaba con Don Diablo, todos cantábamos “Aireeee ahhh soy como el aireeee”, pero aún continuaba la resaca disco de los 70 y el verano sonaba Funky Town.



1981

Después del golpe de estado frustrado en febrero la gente tenía unas ganas locas de fiesta.  La Carrá, Tequila con su Salta y muchos más lucharon por hacerse con la canción del verano, pero creemos que, probablemente, la canción de ese verano fue Ma quale idea”(“¿Qué idea?), que llegó a vender dos millones y medio de discos.



1982

Naranjito era el rey del mambo del año, pero el verano el duelo entre “modernas españolas” de los 80 se sirvió en plato muy caliente. Probablemente, y tres décadas después, haya escuchado muchísimas más veces Bailando de Alaska y los Pegamoides, pero cuántas veces habremos cantado eso del “Coca Cola para todos y algo de comer…” de Mecano. ¡Arrasaron!


1983

Año de elecciones, del escando de Rumasa, pero lo mejor, el 30 de julio entraba en vigor la ley que establecía 40 horas de trabajo semanales y 30 días de vacaciones al año. ¡Pedazo de conquista! No nos extraña que ese verano nos encantase La dolce vita.


1984

¿Recuerdas cómo eran esos viajes en coche  en los 80? Interminables horas enlatados en los que había que parar sí o sí para refrijerar el vehículo con un líquido de color verdoso mientras tomabas el vaso de Fanta y el bocadillo…  Dejemos el momento “Cuéntame” y vayamos a la música, porque el frenesí musical español estaba en auge  Mecano, Tino Casal, La Unión, Iván y su Fotonovela…. pero destacamos la que ya es un clásico, Escuela de calor.


1985

¡Y nos hicimos europeos! Entramos en la Comunidad Económica con nuestros primos los portugueses en junio. En lo musical, nos pasamos el verano entre “nanananaa” y “ohohohoohoh” Opus nos enseño aquello de Life is life y Baltimora con Tarzan Boy. ¿Por qué nos gustaba tanto el rollete italianini en los 80?


1986

Llegados a este punto, reconozco que hacer una lista con las mejores canciones de un verano es algo muy difícil. Me estoy dejando a grandes mitos por el camino, desde Queen a Michael Jackson. En el 86 no es complicado, ¡es imposible para elegir un solo tema! Es el verano de Mecano (bueno pensándolo bien, ¿cúal no lo fue?), Hombres G, Miguel Bosé y Neeeenaaaa, Lionel Ritchie, Bruce Springteen y Born in the USA y La isla bonita, disponible en cassette hasta en las gasolineras más punteras…


1987

Para el verano ya sabíamos todos quién era MacGyver y teníamos un colega así. La canción del año y del pop de todos los tiempos sería Bad de Michael Jackson, George Michael caminaba en solitario, las Bangles nos hacían hacer el egipcio, pero la canción de ese verano venía de Francia.



1988

En el 88 el ambiente laboral en España estaba calentito, pero los grupos españoles estaban en la cresta de la ola. Los ayuntamientos eran los verdaderos mecenas made in fiestas patronales. ¡Menudos conciertazos se podían ver en los pueblos! El Último de la Fila, Duncan Dhu, Sabina, Radio Futura… Fue definitivamente el verano del Camino a Soria de Gabinete.

Aunque para ser justos, como canción de verano nos conquistó el ritmillo reggae del Gimme Hope Jo’anna.


1989

Me estoy dando cuenta de que soy más antigua que el hilo negro, ¡porque ya recuerdo estos temas como adolescente! Fue el año en que conocimos a Lisa Stansfield, Fine Young Cannibals, a Batman en el celuloide o a Jose María Aznar. Fue un verano especial para Danza Invisible, No me pises que llevo chanclas, Objetivo Birmania y Heroes del Silencio, aunque los verdaderos reyes del verano fueron los abanicos LocoMía, The Refrescos con su archiconocido Aquí no hay playa y el machacón ritmo de la Lambada.




Texto Escrito por LOU para M80 Radio: 


Comentarios